viernes, 24 de abril de 2009

COCO CHANEL


“Durante mi infancia ansié ser amada y todos los días pensaba en cómo quitarme la vida, aunque, en el fondo, ya estaba muerta. Sólo el orgullo me salvó”

Es imposible referirse a la moda sin nombrar a unas de las precursoras nada más y nada menos que madame Gabrielle “Coco” Chanel, aquí una pequeña biografía para el lector:
Nació en 1884 un barrio pobre de Francia, su padre era un vendedor ambulante y su madre una dueña de casa que muere de tuberculosis cuando Coco era una niña por esta razón su padre la deja junto a sus 4 hermanos con unas tías que administraban un orfanato.
Aprendió a coser y manejar el hilo y la aguja con especial habilidad, lo que hizo que, a los 17 años, las monjas del orfanato de Aubazine le consiguieran un empleo como costurera.
Sin mejor opción que frecuentar el sórdido mundo de los cabarets, Coco se enrieló en la vida nocturna parisina de comienzos del siglo XX, donde el sexo casual y el alcohol eran la norma. Destacó rápidamente por su figura menuda, su belleza discreta, su pelo corto, su manera de fumar, su boca siempre pintada de un apasionado rojo.
La elegancia adquiría en ella una nueva dimensión, lo que hizo que le llovieran los pretendientes de la alta sociedad. Deslumbrados con su inteligencia y sentido del humor, pero conscientes de su origen social bajo, estos hombres solían involucrarse mucho con ella en lo emocional y lo sexual, pero no estaban dispuestos a ofrecerle matrimonio. Cosa que, en rigor, a ella le importaba un comino. Se había puesto el objetivo de llegar a ser una gran modista y sabía que el roce con estos amantes la iba a ayudar.

Es asi como en 1909 y gracias al dinero de uno de sus amantes el Playboy Etienne Balsan consigue abrir su primera tienda de sombreros.
Coco Chanel conoció a Arthur Capel, un jugador de polo inglés nunca se casó con Capel y éste se casó por conveniencia (debido a su origen judío) con otra mujer de alta alcurnia, pero mantuvo a Chanel como amante. Él murió tempranamente en un accidente automovilístico; Coco llegó al lugar y lloró amargamente la pérdida de su benefactor, quizás el más importante. Ningún otro hombre ocupó su lugar por un tiempo prolongado. Estuvo mucho tiempo recluida en su departamento antes de superar un tanto su frustración.
En febrero de 1910, Coco puso su tienda –que ya no sería sólo de sombreros en el número 21 de la Rue Cambon.
Guiada por su espíritu libertario Coco no tuvo complicaciones para vincularse con adinerados hombres de la sociedad europea ni con estrellas del cine. Ocultó además celosamente su humilde pasado mintiendo sobre sus orígenes.
Lamentablemente, la Segunda Guerra Mundial la golpeó con fuerza. se emparejó con Hans Gunther von Dincklage, un oficial nazi, cosa que no cayó bien en los círculos sociales que antes frecuentaba.
En 1954 y con 71 años, reabrió su casa de moda, pero ya otros diseñadores de renombre se habían instalado en su trono. Se mantuvo al frente de la firma con un extraordinario dinamismo y adaptándose a las diversas tendencias que recorrían el mundo.
Hasta que el 10 de enero de 1971 su corazón dejó de latir. Con 87 años, una avanzada artrosis y adicción a la morfina, es probable que no haya imaginado el gran imperio que hoy es Chanel.
Chanel había salido a pasear y cuando volvió al hotel se sentó a ver televisión mientras le preparaban la cena. Con ella estaba su sirvienta personal. Chanel la hizo apagar la tele, se echó en la cama un rato y de repente llamó a su sirvienta a socorrerla. La sirvienta cogió una aguja y mientras la retiraba Chanel dijo "así es como se muere". Chanel fue enterrada en Suiza.
A 38 años de su muerte, el mundo de la moda no olvida su legado.
Su legado en la moda


Su nombre sigue siendo un icono de la moda y hoy es Karl Lagerfeld. Quien le da vida a sus colecciones.

Su particular estilo nació de la necesidad, porque no podía costear el vestuario que usaban las damas de alta sociedad con las que se codeaba. Eliminó los diseños recargados e incómodos y prefirió optar por la sencillez y elegancia.
Como no olvidar su fragancia Chanel Nº5 creada en 1923. Que gran publicidad tubo cuando a Marilyn Monroe se le ocurrió decir que lo único que utilizaba para dormir eran unas gotitas de Chanel Nº5.


Las mujeres de la época nunca mas tuvieron que sentirse como un adorno había llegado COCO CHANEL con sus comodísimos trajes 2 piezas que hasta el día de hoy se siguen usando.

Que mas simple y elegante que la combinación Blanco y Negro.


Y como no mencionar sus bolsos acolchados.



1 comentario:

VCG dijo...

holaaa teenemos algun en comun las dos!!!!!!
que te parece si nos hacemos seguidoras mutuamentee¿?
saludos y suerte

http://iamvcg.blogspot.com/